Martín Bressán, PF principal del plantel de Primera, dio los detalles que tendrá el regreso a los entrenamientos, previsto para este lunes. “Desde lo físico, las cinco semanas y media de trabajo nos alcanzarán para lograr una buena forma. Lo que más nos preocupa apunta al ritmo, pero lo iremos logrando con la competencia”, aseguró.

Pasó la etapa de los entrenamientos remotos, de lunes a sábado, en doble turno para evitar la superpoblación en las pantallas. “Fue una fase prolongada que nos obligó a reinventarnos, a cambiar con mucha frecuencia para evitar que los límites en espacio y materiales nos llevaran a la monotonía. Pero ya estábamos en el límite: inventar por inventar no tenía sentido”, le cuenta Martín Bressán, preparador físico del plantel profesional, a la web oficial.

Con la esperanza de que ese fin marque, siquiera como un tenue indicio, el principio del fin del aislamiento, Bressán se prepara para lo inminente, que tampoco será sencillo: poner en forma competitiva, en un plazo corto, al plantel que volverá jugar a mediados de septiembre por Copa Libertadores ante rivales con mucho más rodaje. “Vamos a tener cinco semanas y media de trabajo cuando lo aconsejable, según un criterio extendido entre los profesionales del área, es de una preparación que abarque la mitad del tiempo de inactividad. Entonces, si llevamos 140 días sin entrenamientos regulares, en los que no se trabajó el juego ni de manera colectiva, lo ideal sería un lapso entre 60 y 70 días de prácticas. Además es imposible arrancar con todo porque el riesgo de lesiones es grande”, analiza el PF principal, con el diagrama en claro. “Las dos primeras semanas serán tal como marca el protocolo: grupos de seis jugadores, con ejercicios individuales, aspectos técnicos de conducción, control y circuitos de pases, todo respetando el distanciamiento y sin ejercicios de oposición. La ventaja de entrenar en el Predio Tita es que, al disponer de muchas canchas, podemos entrenar con tres grupos a la vez, pero separados, en dos turnos. Con el correr de las semanas, iremos modificando el esquema, con la idea de poder ampliar el grupo”, agrega.

Aun con los tres o cuatro amistosos en carpeta antes de los 90 minutos oficiales, programados para el 17 de septiembre en el Cilindro, ante Nacional de Uruguay, por la tercera fecha del grupo F de la Copa Libertadores, “habrá diferencias entre los equipos porque, por ejemplo en el caso de Nacional, llegará no sólo con el rodaje de amistosos, sino también con varios partidos del torneo uruguayo”, señala Bressán con precisión, pero sin detenerse en el lamento. 

“Desde lo físico no tendremos problemas en alcanzar una muy buena forma en estas cinco semenas y media. Está claro que lo que más nos preocupa es recuperar el ritmo y la intensidad del juego, pero iremos ganando esos aspectos a medida que se desarrolle la competencia. A pesar de todo lo que este grupo ha pasado, con el aislamiento, con las nuevas restricciones que deberán asumir, sin tener contacto ni compartir todos los ritos de un entrenamiento, estoy seguro de que el coraje, el corazón y la voluntad compensarán esas diferencias. Este un grupo hecho, maduro, en los que más experiencia contienen y aconsejan a los más jóvenes. Si todos ellos pudieron superar la peor etapa de la cuarentena, también lo harán ahora”, anticipa Bressán. Y no hay razones para dudarlo…

 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta