La piba del gol blanco y celeste | Racing Club


Lourdes Martínez tuvo una jornada soñada en la Primera División: en su partido inicial dentro de la máxima categoría, la delantera surgida de las inferiores académicas del Predio Tita se dio el gran gusto de convertir el tanto inaugural de su carerra deportiva. “Al gol lo grité con el corazón”, contó con emoción la joven delantera que espera seguir cumpliendo sueños con la camiseta de Racing puesta.

Está dando sus primeros pasos como jugadora de Primera del club. Eso se nota. Su juveniles 18 años quizás la delatan un poco a la hora de enfrentar con algo de lógico pudor la charla ante el sitio oficial, en la que cuenta su pensamiento y su sentir luego de una semana que resultó más que especial para ella. Pero con el paso de los minutos Lourdes Martínez deja de lado esos nervios iniciales y muestra su mejor versión. “Hay que animarse a hacerlo. No hay que tener miedo”, indica con una sonrisa cómplice la delantera oriunda de Avellaneda. Se suelta, comienza con su relato y va al frente. Y no soprende. Así lo hizo adentro de la cancha durante el partido inaugural del torneo ante Villa San Carlos en el Predio Tita. Ese juego que significó no sólo su debut en la máxima categoría sino además su primera chance de poder gritar un gol oficial con la casaca académica. “Significó todo. La verdad es que no me salen las palabras en este momento para poder explicar todo lo lindo que se siente. Hay que vivirlo”, indica con cierto tinte de emoción entendible la zurda al respecto de ese instante, que no sólo sirvió para abrir el marcador de la posterior goleada por 3-0 sino que además le significó un momento de esos que se recuerdan por siempre en la carrera de una deportista. Y ella ya empezó a escribir su propia historia.

– ¿Qué podés explicar de ese momento posterior al pase de Bueno y tu definición al gol? ¿Recordás en qué pensaste?

– La verdad estaba muy metida en el partido. Y lo único que se me cruzó por la cabeza en ese momento, cuando ví que Rocío desbordó por el costado izquierdo, fue entrar al área y empujar la pelota para que fuera gol. Y a pesar de que no parecí demasiado efusiva en el festejo, te aseguro que al gol lo grité con el corazón. Soy una jugadora a la que siempre que me tocó convertir lo hice con todas las ganas. Y en este caso al ser mi primer gol en Primera y justo en el día del debut oficial, no fue la excepción. Es más, en ese instante pensé en meter un festejo distinto del que tuve, pero no pude creer lo que me acababa de pasar. Entonces no me salió otra cosa que gritarlo con el alma y abrazarme con mis compañeras.

Leé también  Lisandro López podría ser el primer refuerzo de Racing

– Pensando en que hoy por hoy la gente aún no puede acercarse al predio a ver jugar al equipo, ¿Cómo te describirías para aquellas personas que te conocen más por el gol que por haberte visto jugar?

– Soy una delantera que trata de pelear todas las pelotas, con la idea de buscar un buen posicionamiento para recibir y quedar siempre de frente al arco para el gol. Me considero una buena compañera y también solidaria. Por eso, si no tengo la posibilidad del remate al arco me las trato de ingeniar para generar jugadas o darle la asistencia a alguna compañera que esté mejor ubicada y tenga chance de convertir. Y me gusta ir siempre para adelante. Soy así. Soy una jugadora que nunca se da por vencida. Me gusta ir superándome dia a dia en lo que hago y siempre voy por todo. 

-¿Cómo te acercó la vida al fútbol no solo como una pasión sino también como una profesión?

– Tuve la suerte de que en mi familia a todos nos gusta el fútbol. Mi abuelo es el gran ejemplo: tiene 65 años y todavía sigue jugando a la pelota. Gracias a él aprendí muchas cosas sobre este deporte y le estoy muy agradecida por eso. Yo arranqué a los 14 años, jugando en el barrio con mis amigas en Avelllaneda y así me metí cada vez más en el fútbol. Un día vi que había pruebas para juveniles en Racing y no lo dudé: fui a probarme y tuve la suerte de quedar seleccionada. El resto fue prepararme muy duro para poder tener una oportunidad como la que tuve ante San Carlos. La pude aprovechar y eso me pone contenta.

– ¿Con que soñabas en el fútbol luego de llegar al fútbol juvenil del club?

– Siempre uno de mis sueños había sido el hecho de poder llegar a jugar en Primera. Desde que empecé a patear la pelota en el barrio y me empecé a dar cuenta de que mejoraba cada vez más, tuve presente esa imagen como un momento soñado para mí. Y a medida que se fueron dando buenas noticias para el fútbol femenino en general me fui ilusionando también con que esa chance era posible. Eso me motivó a seguir trabajando para poder convertirme en la jugadora en que se ve hoy. Sé que soy joven y aún tengo mucho por aprender, pero tengo claro que este es el camino para lograrlo. Todo esto que me está tocando pasar y que también lo veo en muchas de mis compañeras me hace sentir que quiero seguir recorriendo este camino sin dejar nada de lado. Pienso en el hecho de no querer saltear ningún paso de los que me toque atravesar, con el objetivo de seguir mejorando y de convertirme en una mejor jugadora de la que soy. Busco seguir aprendiendo del día a día y de las experiencias que dejan cada entrenamiento y cada partido. Y no hablo solo de mirarme a mí, sino principalmente de observar a mis compañeras y al equipo, así como aprender de los consejos que me da el entrenador. Todo eso es lo que ayuda a crecer.

Leé también  El mercado de pases se activa en Racing

– Ahora que ya pasaron unos cuantos días y que quedó un poco atrás, ¿Qué podés contar sobre tu primera vez en Primera?

– La verdad es que me sentí bien en mi debut. Estaba muy metida en el partido y con muchas ganas. Además, sabía lo que tenía que hacer porque venía entrenando con ese objetivo con varios meses de anticipación. Cada una se prepara en lo deportivo del mejor modo posible para cuando le toca estar adentro de la cancha y se intenta darlo todo. Yo tenía esto presente desde que pisé la cancha y por eso me sentí muy bien. Obviamente que el triunfo, la actuación general y el modo en que pude hacer las cosas también influyeron. De ahí salieron las buenas sensaciones al final. Y sinceramente no hay nada más lindo para mí que tanto el hecho de haber podido debutar en Primera como el haber conseguido mi primer gol hayan sido en el Tita. En el momento del gol se me llenaron los ojos de lágrimas. Lo que pasa es que eso es algo que nadie vio.

– Seguro hay mucho más que nadie ve y que sólo sabés vos. ¿Qué pensás cuando se te vienen a la cabeza la pelota, tu familia o el club, en este caso?

Leé también  Nos vemos en el Tita

– El futbol para mi es todo. Es mi primer amor y además hoy es mi profesion. Quiero que mi vida gire en torno al fútbol y ojalá que a futuro pueda vivir de esto. Es lo que más amo en la vida y ojalá pueda lograr que se me de la oportunidad. Sé que eso depende principalmente de mi trabajo y de mi esfuerzo. Espero que así sea. Y Racing…Racing es mi vida. Es mi casa. Es el lugar que me abrió las puertas. Es el lugar que me está formando y me está ayudando a crecer mucho. Y así como me dio la oportunidad de poder demostrar lo que soy, ojalá pueda darle en forma de agradecimiento muchas alegrías. Y desde lo personal, sé que si en este momento estoy acá vistiendo la camiseta de este club y viviendo este momento es también gracias a mi familia. Son mi apoyo siempre y eso es algo que tengo presente en todo momento. Les agradezco también a mis compañeras, que me bancan día a día y me permiten tanto crecer como aprender adentro de la cancha. La verdad es que estoy muy orgullosa que todas formemos parte del grupo que forma el plantel de Racing. Por el compañerismo, que es lo que sostiene todo, y por el equipo que tenemos.

– ¿Qué análisis pudiste hacer desde lo futbolístico tras del debut y que esperás para el clásico de mañana?

– Al equipo lo vi muy bien, aunque por momentos estuvimos medio ansiosas porque era nuestro primer partido oficial tras muchos meses sin competir. Pero cuando pudimos dejar eso un poco de lado, nos acomodamos de a poco en la cancha y pudimos empezar a hacer nuestro juego. Somos un equipo que intenta tener la pelota y trabajamos sobre eso en la semana. Por momentos eso se vio en el debut e intentaremos que se siga viendo de manera más notoria partido a partido. Mañana se nos viene un clásico que seguramente va a ser muy duro. Nosotras vamos a ser locales y saldremos a jugarle de igual a igual a River. Tengo muchas ganas de que empiece el juego y ojalá que podamos lograr que los tres puntos se queden en casa. Queremos que sea ese día para nuestro equipo.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club) 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.

Deja un comentario