La última función, con alta calidad | Racing Club


El  partido final de Sebastián Beccacece como DT de Racing fue con buen juego y triunfo: el 3-1 a Newell’s, final de la participación del equipo en la Copa Diego Armando Maradona, tuvo mucho de lo mejor del ciclo, como el juego fluido, el orden y un ataque masivo.

Antes que tristeza o melancolía, esta despedida, la de Sebastián Beccacece como entrenador de Racing luego de un año de gestión, debe promover la reflexión. Porque el técnico asumió un compromiso de los bravos -la sucesión de un ciclo de éxito como el que gestó Eduardo Coudet- y, al cabo de su trabajo, se puede ir con buena parte del deber cumplido. Incluso, esto excede la satisfacción de los objetivos enunciados en su primera conferencia de prensa (la clasificación a la Copa Libertadores 2021, un plan que proyectara a los juveniles del Predio Tita y un desempeño internacional consistente, como el alcanzado hasta los cuartos de final de esta edición del máximo torneo de Conmebol). Más allá de causas y azares acerca de la salida prematura del DT, a más de cinco meses del fin de su contrato, el foco apunta a un trabajo que afirmó una base, con un estilo definido y reconocible, en especial antes de la abrupta interrupción del calendario por la pandemia de coronavirus, y con el crecimiento del patrimonio futbolístico gracias al espacio concedido a los chicos que, luego, casos como el de Fabricio Domínguez y Carlos Alcaraz, supieron afirmarse.

Leé también  El mercado de pases se activa en Racing

En la última función, el modelo puesto en cancha recordó al que Beccacece supo sacarle brillo con Defensa y Justicia. Línea de 4 atrás con laterales proyectados, Miranda como eje en el centro, dos volantes interiores y tres arriba, con extremos (Melgarejo se cerraba para dejarle el carril derecho a Fabricio Domínguez, como se vio en el desborde para el 1-1). Con aportes individuales más que aceptables y un circuito aceitado, Racing hizo aquello que le salía con fluidez en la etapa prepandémica. Y con un mérito añadido: se repuso a un inicio incierto, con algunos problemas en el retroceso, y a un resultado adverso. 

Racing se apoyó en las conexiones que nacían en Miranda, se prolongaban en Rojas y progresaban en Fabricio Domínguez y los tres de punta. En un rayo, Fértoli empató (estupenda la gestación del uruguayo, esta vez interior derecho) y desniveló luego de una asistencia gourmet de Lisandro.

Newell’s fue una medida adecuada por nombres y por posición en la Zona B Complementación, a cuya final no pudo llegar por la derrota. Entonces, el manejo de tiempos y espacios que Racing alcanzó en el segundo tiempo, con muchas más chances para desnivelar que la diferencia final que arrojó el marcador, le dan forma a la esperanza. Porque Licha sigue siendo una memoria activa, una referencia que guía con su comprensión del juego (pudo convertir luego de 25 cotejos, desde octubre de 2019), y hay nombres que tiene un rango de calidad. Racing tiene con qué empezar de nuevo…

Leé también  Femenino Racing: Un golpe duro e inesperado

Fotos: Fabián De Ciria y Paola Lara

 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club) 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.

Deja un comentario