Ejemplo en el fútbol argentino | Racing Club


Los dos últimos ejercicios contables, cuyos detalles en gráficos acompañan esta nota, ratifican la solidez económica de la institución, una marca registrada que se fue construyendo desde fines de 2013. Gracias a esa gestión consolidada se pudo atravesar una pandemia global.

La constante, la repetición de Memorias y Balances con números ampliamente satisfactorios aprobados por mayorías robustas en cada Asamblea anual (la última, poco antes de fin de 2020, fue con 38 votos a favor, 10 en contra y cinco abstenciones), escapan a la casualidad. La economía sustentable que Racing exhibe desde hace más de seis años es producto de un trabajo a plena conciencia, con programas y objetivos que, en ese período prolongado, cambiaron de manera sustancial el paradigma académico. Como bien afirmó Pablo Mena, tesorero del Club, en ocasión de la referida Asamblea, “nos da orgullo afirmar que estos números, reales y verificables, ya son una marca registrada en el fútbol argentino. Y son los de la gestión de Víctor Blanco como presidente en sus diferentes mandatos. Las cuentas son equilibradas y acertadas y se van verificando y controlando regularmente en su ejecución para corregir eventuales desvíos”.

Leé también  Pronto podría jugarse con público en el Cilindro de Avellaneda

Los dos últimos ejercicios, cuyos rubros principales figuran en los gráficos que ilustran este texto, ratifican la evolución como un dato consolidado con un plus: el ciclo 2019-20 se cumplió en medio de una pandemia global, con fuerte caída de la actividad, con devaluación cercana al 40% y en un contexto de inflación. Pese a eso, mejoró la Memoria y Balance de 2018-19, sobre todo por una reducción de pasivo.

Con un activo de 7535 millones de pesos y un patrimonio neto levemente superior a los 6820 millones de pesos, sobresale aún más la liquidez -activo corriente- que llega a casi 1256 millones (en caja, bancos, inversiones y créditos por cobrar) y contrasta con un pasivo corriente -deudas exigibles en el año- de  553 millones de pesos. Así, la relación arroja que por cada peso que se debe, Racing cuenta con casi dos pesos a disposición inmediata (coeficiente de 2,26). También sobresale otro rubro que socios y socias siempre tienen presente: en ese pasivo, sólo 55 millones corresponden a previsiones por juicios, algo notable cuando hace dos décadas el club atravesó una quiebra dolorosa y el consiguiente gerenciamiento.

Leé también  Vuelta al trabajo... ¡con Licha!

“Estamos orgullosos porque Racing funciona muy bien operativamente. Y porque el flujo de fondos nos permite trabajar día a día en la gestión y con proyectos de inversiones. Esa es la clave”, comentó Mena. Y agregó otro dato relevante, como el crecimiento en el patrimonio del plantel profesional (pasó de 1.151.427.460 a 1.519.756.314), con un detalle de significación: la valuación estimada está lejos de verificarse en el mercado, pero a favor de Racing. Como bien explicó Mena, “no hay sobrevaluaciones para que los números reflejen una realidad lejos de distorsiones arbitrarias. De hecho, en el balance anterior, la valuación de la ficha de Zaracho tuvo una cifra muy inferior al precio que Racing terminó recibiendo en la transferencia a Atlético Mineiro”.

 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club) 

Leé también  El camino de Santiago

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.

Deja un comentario