Hoy se celebran dos décadas de la inauguración fundacional del Predio Tita Mattiussi y ante tamaño acontecimiento, varias personalidades del Racing de ayer, de hoy y del mañana expresan mediante sus recuerdos, anécdotas y sentimientos el significado profundo de una fecha que no pasa inadvertida dentro del calendario racinguista. Para leer con una sonrisa plena de emoción y entender que el reconocimiento del pasado junto a la valoración del presente resultan las herramientas fundamentales para la construcción de un futuro aún más glorioso para nuestro club.

CECILIA CONTARINO (Coordinadora del Departamento Psicosocial): “El Tita para mí es el rescate. Es la unión. Porque vengo de una familia materna con herencia de Racing y paterna con herencia de Independiente. Y luego de varias pérdidas en mi vida, el Predio Tita fue el lugar de felicidad. Ahí pude sentirme útil, como también cercana a mi mamá y a mi abuela, que estaban orgullosas de verme crecer en mi profesión. El Tita es el reconocimiento de los chicos y de los pares. Es el compañerismo de quienes fueron admirados por mí y hoy recorren codo a codo conmigo este camino. Cuando empezó a trabajar en el lugar el Lagarto Fleita, le lleve mi carpeta de la secundaria que estaba forrada con recortes de diarios con imágenes suyas y del Piojo López.  Y su emoción en ese momento como su amistad hoy en día son momentos que me llenan el alma. El Tita es mi lugar junto con la Casa Tita. Y haber podido ver el crecimiento constante del predio a lo largo de estos 12 años que llevo en el club es un motivo más de orgullo para mí. El Tita son los chicos gritando, jugando y siendo felices. Y esa felicidad es un poco mía también. Porque ellos son mi familia”.

VÍCTOR BLANCO (Presidente de la institución): “En este día tan especial para el mundo racinguista la verdad es que son muchísimos los momentos que se me vienen a la cabeza al pensar en el Predio Tita: desde el primer día en que conocí el lugar, hasta el haber vivido con el paso del tiempo las diferentes etapas que me tocó recorrer junto a muchas otras personas para que hoy pudiéramos tener el crecimiento que hemos logrado. Todo se dio despacio pero con firmeza; cada año con un aporte más: otro espacio, una nueva cancha, la renovación de un comodato que se vencía, otro terreno…hasta que llegó el día más relevante de todos a nivel histórico, que se dio con la escrituración de las tierras a nombre del club. Ese fue el día más importante que me tocó vivir relacionado con el Predio y tuve la suerte de ser el Presidente de Racing en ese momento, que resultó ser de tanta relevancia deportiva e institucional para el club. Tuve el placer además de contar con un grupo de dirigentes que me acompañaron durante toda la gestión para poder haber llegado a concretar finalmente esa escrituración. Todo fue trabajo. No fue algo que cayó del cielo. El hecho de haber podido conseguir lo que se logró fue resultado constante de la labor y del compromiso de toda la gente que acompañó con sus deseos y con su capacidad lo que se realizó durante toda la gestión”.

LEONARDO TARRIÓ (Cofundador del lugar y actual Gerente del Predio Tita): “Al preguntarme sobre algo que me venga a la cabeza cada vez que entro al predio, sé que voy a coincidir seguramente con varios compañeros de aquel tiempo al reconocer a tres personas discretas y de bajo perfil; de las que se proyectan desde su laburo y que fueron fundamentales en la concepción de todo. Uno fue Roberto Causillas, de más de 50 años de edad en aquel año 2000. Había trabajado en una fábrica industrial y en ese momento atendía su ferretería junto a su familia a dos cuadras del terreno del Predio junto a la familia. Fue un amigo y también un maestro. A varios de nosotros, que en ese entonces éramos unos inexpertos voluntarios, nos enseñó cuándo usar la pala de punta para cavar, cuándo utilizar la pala ancha para juntar los escombros  y en qué momento disponer de la pala plana para el césped. Siempre estaba atento además a corregir posturas, agarres y a considerar los pesos y las distancias para que no nos rompiéramos el esqueleto en algún mal movimiento. Fue un crack, justamente por evitar que nosotros hiciéramos ese sonido de crack al rompernos algún hueso. Detallista, técnico y minucioso, Roberto era capaz de sacarle el jugo a todo a pesar de contar con pocos recursos. Y en especial era práctico, que era lo que nos exigían las circunstancias de esos tiempos. Fue un tipo que siempre supo equilibrar su corazón pasional con su cabeza fría y cerebral. Y se lo extraña todos los días.

Otro de los hombres que quiero destacar es conocido por muchos como Sampaio, pero su nombre es Sebastián. Supo estar en las difíciles, cuando todavía nuestra conducta era instintiva y nos llevaba a querer marcar esas tierras como nuestro territorio. Él pasó unos meses viviendo en el predio como cuidador y siempre se mostró firme, aún cuando el lugar todavía no era un espacio atractivo. Pero su esencia como persona le hizo ganarse la confianza del grupo grande de gente que empezó con todo.  Es un gran amigo, además de un hincha fanático de Racing. Y a pesar de que ya hayan pasado 20 años desde ese momento inicial, sigue presente y siempre se lo ve en el Predio.

Y por último no me quiero olvidar de mencionar a Dani. Cuando llegamos por primera vez a ese lugar abandonado del ferrocarril, él tenía 6 años y se juntaba en el lugar con sus amigos del barrio, a quienes Roberto los llamaba como “Los tira piedras”. Dani jugó en el espacio redondito en donde se lavaban las locomotoras y que luego se mandó a tapar. También pescó anguilas en la peligrosa lagunita que existió en un tiempo y además, se subió al todavía oxidado tanque de agua, que es hoy un símbolo del Predio Tita. Cuando se contó en el lugar con la segunda cancha, ese pibe empezó a entrenarse en la escuelita del Mencho Medina Bello y de Hugo Lanadrid, para más tarde hacerlo en la Liga de la Mutual a las órdenes del Profe Sergio Gesti. De esa manera llegó hasta una Sexta División dirigida por Panchi Solari, en donde mostró la responsabilidad como una cualidad que resaltaba para su joven edad. Con el paso de los años y a transformarse en un jugador libre, volcó esa conciencia en sus obligaciones. Se preparó con estudio y con la realización de cursos especializados sobre el manejo del césped de las canchas, las cuales a esa altura ya eran cinco, y llegó a ser una persona clave en la logística del día a día en la actualidad para el Predio. Hoy su hijo, Elías Lisandro, de tres años, no se pierde un partido en el Cilindro junto a su padre.

Fueron más de 1500 los socios con los que terminó contando aquella mutual, que en el 2009 le entregó un predio a Racing Club Asociación Civil para que la institución pudiera materializar aquella visión que habían tenido años atrás un grupo de hinchas de querer transformar un terreno baldío en un centro deportivo de alto rendimiento. Hoy, a 20 años de ese momento inicial, se brinda por eso una vez más. ¡Salud!”.

ADRIÁN FERNÁNDEZ (Vocal de Comisión Directiva y Presidente del Fútbol Amateur): “Cuando hablo del Predio Tita me acuerdo por ejemplo de los años 1998 y 99 cuando conseguimos los terrenos. Para mí el hecho de haber podido compartir esos momentos junto a tanta gente que ha hecho cosas lindas por el club es emocionante. Yo aportaba desde el lugar que podía hacerlo, al igual que el resto de los que estábamos en la tribuna y queríamos que Racing tuviera un predio para que jugaran sus Divisiones Inferiores. Hasta ese momento ya se había sufrido realmente mucho con ese tema, ya que no era posible conseguir un lugar así para nuestros chicos. En lo personal además tengo el recuerdo de mi padre, que estuvo muchos años presidiendo el Fútbol Amateur en Racing, junto al de Ángel Velo, Juan Domínguez, Tacita Farioli, Aldo Rodríguez, el Gordo Otero…la verdad es tanto ellos como muchas otras personas han hecho cosas para Racing que hoy resultan imposibles de pasar por alto. Pensar en que deambulamos por todos lados antes de llegar al Predio Tita y hoy tenemos la chance de poder verlo como está es algo que me genera una sensación muy linda. Creo que tenemos que estar muy felices de que tenemos un lugar físico que es nuestro. Que está escriturado en el centro de Avellaneda y que realmente es algo que le va a quedar al club para siempre. Los chicos puedan entrenar ahí día a día y sentirlo como un lugar de pertenencia, que hoy representa a la cuna de talentos de la Argentina. Estoy más que orgulloso del lugar que tenemos. El Predio Tita es nuestro corazón para que Racing siga funcionando”.

LISANDRO LÓPEZ (Futbolista profesional formado en el Predio y capitán del primer equipo de Racing Club): “El Predio Tita es un orgullo. Esa es la palabra para describirlo y definirlo. Para todos los que queremos al club el predio es un orgullo. Haber vivido desde mi lugar la etapa de los comienzos y haber visto a ese grupo de hinchas laburando a full para que se concretara el sueño de tener un predio propio es algo impresionante. Y ver hoy como el lugar ha crecido en cuanto a las canchas y el césped, hasta darme cuenta de la manera en que lo disfrutamos los atletas del club la verdad que es algo que me llena de satisfacción. Es un orgullo tener este Predio y poder disfrutarlo todos los días”.

MIGUEL GOMIS (Coordinador General del Fútbol Amateur): “Hoy al recordar un nuevo aniversario de nuestro amado Predio Tita, no puedo evitar sentirlo como el resultado de algo tan ansiado y tan deseado por todos nosotros. Creo que por supuesto hay que recordar a Marcelo Stone, que fue uno de los artífices de la gesta junto con un grupo de entusiastas racinguistas. No quiero nombrarlos a todos para no ser muy extenso y porque no quiero olvidarme de nadie, pero los tengo presentes todo el tiempo y en especial en una fecha como ésta. En la actualidad como ejemplo lo tenemos a Manguera (Leonardo Tarrío), que en ese tiempo ya era un pibe que trabajaba mucho como lo hicieron otros. Siempre recuerdo también a las “Viejas Locas”, que al llegar cada semana los días de partido se venían antes a trabajar y también a hacer comida para los chicos. Se me cruzan un montón de cosas por la cabeza en este momento…es todo muy especial. No puedo evitar recordar hechos de ese entonces y personas que fueron fundamentales. Peti Domínguez, otra persona que merece ser muy recordada cuando se habla del Predio Tita, venía junto a su esposa Estela y trabajaban mucho en el lugar junto a nosotros, dando una mano con lo que hiciera falta sin importar lo que hubiera que hacer. A veces nos íbamos junto a Peti a buscar a algunos de los pibes que habían jugado el sábado en cualquier lugar que habíamos conseguido para ellos y el domingo los llevábamos al Predio para que nos ayudaran a sacar las piedritas de la que hoy es la Cancha 1. Es por eso que en este momento quiero recordar a todos aquellos jóvenes pertenecientes a generaciones anteriores a las que hoy disfrutan del lugar, que hicieron un esfuerzo tremendo en su momento y que se las rebuscaron jugando en donde se podía. Hoy tenemos este Predio Tita que tanto amamos, que tenemos que cuidar y que debemos tratar de que siga creciendo. Y sé que definitivamente está en buenas manos. Les mando un gran abrazo y agradezco por contar con esta posibilidad de recordar de nuevo algo sobre esta gesta que fue tan hermosa”.

SERGIO ROMERO (Futbolista profesional formado en el Predio, hoy en el Manchester United de Inglaterra): “Recuerdo que cuando llegábamos al Predio íbamos corriendo hacia la ventana de la utilería para que tanto el Monchi como el Mostri, los utileros, nos entregaran la ropa. En ese momento no había un buen pasar en el club y la pilcha no era quizás la adecuada para los entrenamientos. Por eso, si llegabas primero siempre tenías las mejores medias, la mejor remera o el mejor pantalón corto. Entonces siempre con mis compañeros nos bajábamos del colectivo e íbamos corriendo hacia allí, para tratar de agarrar la mejor ropa que hubiera al alcance. Otros pibes quizás agarraban las prendas y se las llevaban a sus casas o a la pensión, para lavarlas ahí y asegurarse el hecho de tener una buena prenda a la hora de entrenar, en vez de usar una que tuviera algún agujero. Es algo anecdótico que recuerdo cuando pienso en cómo eran las cosas en ese entonces y en como lo son ahora. Pero de lo que más me acuerdo es del empuje de las personas que trabajaban en ese momento en el lugar junto a nosotros y que siempre estaban ahí cuando los necesitábamos. En el momento en que me lesioné un tobillo y usaba una bota de yeso, me acuerdo de que tanto el Monchi y el Mostri me alentaban todos los días para que estuviera fuerte, con energías y me enfocara en sacar adelante esa situación pensando en el futuro. Por eso y por muchos otros momentos más, tengo los mejores recuerdos de toda la gente que trabajó allì y también el respeto por quienes lo hacen hoy en día”.

DIEGO MILITO (Ex futbolista formado en el club y actual Secretario Técnico): “Uno de los mejores recuerdos que tengo del Predio coincide casi con la fecha de inauguración de la Cancha 1, porque a nosotros nos tocó usarla por primera vez como equipo profesional en el inicio de la gestión de Mostaza Merlo, a principios de 2001. Yo soy de la época de Inferiores en que los chicos de Racing iban de lugar en lugar, casi como peregrinos porque el club no tenía un sitio propio. Cuando aquel hermoso grupo de hinchas y socios se encargó de empezar, con mucho esfuerzo, las obras en el Tita, supe enseguida que ese era el camino para que el club saldara esa vieja deuda con sus Divisiones Juveniles. Yo debuté en Primera en 1999, por eso no llegué a pasar mi etapa formativa en el Tita. Pero cuando me tocó entrenar en la Cancha 1, la emoción que tuve fue tremenda. Porque con muchos compañeros, sobre todo con los que habían crecido en el club, nos dimos cuenta de que ese era el camino que había que afirmar. Recuerdo que la cancha estaba en buen estado, apenas un poco dura, y todo había sido resultado de ese grupo de gente que había comenzado con todo. Por eso yo estaba convencido de que con una gestión institucional ordenada, se podía crecer todavía más. Y así se dio. Por eso hoy les recordamos aquellos tiempos a los juveniles, para que conozcan la historia del Tita y disfruten de un lugar que en la actualidad es un ejemplo en el país. Cuando uno no olvida de dónde viene y observa tanto el crecimiento como todo lo que se sigue proyectando, valora mucho más lo que tiene”.

MATÍAS ZARACHO (Futbolista profesional del primer equipo, surgido del Predio Tita): “Nosotros subíamos a Séptima División si mal no recuerdo; arrancábamos el año de actividad deportiva. Y el preparador físico, Daniel Paletta, empezaba su primer año de trabajo en el Tita. Entonces nos juntamos todos antes de empezar a entrenar y se presentó ante nosotros. El técnico nos comunicó que él iba a ser nuestro PF y hasta ese momento iba todo bien. Luego comenzamos a hacer la entrada en calor y yo me quise hacer el chistoso y, a modo de joda, le pregunté a Daniel: ´¿Che, vos sos el hermano de jamón?´ (Paletta es hermano de Gabriel, que es futbolista y juega en Italia). Pero me miró serio y me respondió sin reírse: ´¿Qué te pasa? ¿Sos chistoso nene?´. Y después me hizo correr como 50 vueltas a la cancha (risas). Y no me olvide más de eso. Hasta el día de hoy cuando me muevo por el lugar y camino hacia esa cancha, recuerdo ese momento y me río solo. Porque la alegría también es un símbolo de lo que significa en mi vida el Predio Tita”.

LAUTARO MARTÍNEZ (Futbolista Profesional formado en el Predio Tita, hoy en el Inter de Italia): “El Predio Tita es familia. Siento simplemente eso, con todo lo que encierra ese significado. Cuando lo pienso a la distancia y me doy cuenta de todo lo que me dejó, sé que podría extenderme mucho y decir cientos de cosas. Pero a veces hay palabras que sirven para decir mucho expresando poco. Para mí este es uno de esos casos”.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta