La Academia comenzó en ventaja ante Estudiantes, pero no pudo sostener la diferencia a favor en el complemento y el partido terminó con igualado a uno. Solari marcó el tanto para el equipo que ahora le apuntará de lleno al decisivo partido del miércoles ante Boca por la Copa Conmebol Libertadores. 

La excursión a La Plata resultaba ser mucho más que un partido por el campeonato local para Racing. Más allá de que la expectativa mayúscula esté depositada en la revancha copera de la próxima semana ante Boca, el juego ante Estudiantes tenía mucho valor para el equipo. Era una nueva posibilidad en puerta para que muchos de los promisorios juveniles del club volvieran a demostrar que podían estar a la altura de un partido de Primera División, junto a la presencia de varios de los valores experimentados del plantel en pos de sumar minutos y fútbol de cara a una eventual presencia en La Bombonera el miércoles que viene. Y las sensaciones tras el cierre del partido resultaron ser positivas más allá de que no se hayan traducido en un triunfo desde lo numérico. La Academia empató en uno y tuvo ratos de buen juego que se apoyaron en varios de sus pibes como también en los que más saben. Y si se apunta a crear un futuro próspero adentro de la cancha con jugadores que puedan estar a la altura de vestir la gloriosa camiseta de la institución, lo mostrado por el equipo en el Estadio Jorge Luis Hirschi valió la pena.

Con el partido aún en vías de armarse y un Racing que buscaba acomodarse tácticamente en la cancha, la primera clara la tuyo el local antes de los tres minutos. Una pelota llegó a posición de Ángel González tras un rebote entre la defensa académica, pero Gastón Gómez le tapó el gol con una gran estirada en el suelo. La Academia respondió algunos minutos después mediante una aproximación de Jonatan Cristaldo que se fue alta y luego un cabezazo de Benjamín Garré tras un centro por derecha de Walter Montoya, que Mariano Andujar sacó al córner con una acrobática volada. Y antes de los primeros 15´ de juego Leandro Díaz contó con otra opción certera para el Pincha, pero su tiro desde el borde diestro del área grande se escapó desviado lejos del segundo palo. Definitivamente el cotejo no entregaba un fútbol vistoso desde ninguno de los dos lados pero si mostraba espacios propicios para que cada una de las dos formaciones atacara en busca del arco rival.

Pero las pinceladas de fútbol por el lado racinguista comenzaron a llegar. Y a los 25 minutos una de ellas decretó la apertura del marcador. Augusto Solari perforó la banda derecha con un ataque y avanzó en diagonal hacia adentro, pero antes de pisar el área y ante la marca rival descargó un pase frontal para Cristaldo y fue a buscar la devolución, que le llegó de primera y de taco por parte del delantero para dejarlo solo adentro del área y mano a mano ante un Andujar que fue sobre su derecha ante un tiro de gol que salió recto sobre la izquierda. Golazo de Solari. Golazo de Racing.

 

Ante la desventaja en el marcador el local no tuvo más remedio que adelantarse más en el campo y apelar a un juego de ataque más directo, en vez de la búsqueda de una segunda jugada como había esbozado en el inicio. Los comandados por Beccacece se defendieron de manera compacta y contaron en el arco con Gómez, que resultó una garantía de seguridad ante cada intento de gol rival. Y si bien durante el último cuarto de hora se notó un repliegue académico en el terreno con respecto al arranque, los movimientos defensivos siempre intentaron complementarse con salidas veloces en la ofensiva en pos de concretar ataques con superioridad numérica. Esta idea no pudo ser llevada a la práctica por Racing, pero tampoco Estudiantes tuvo opciones concretas de empate en la tarde platense antes del final de los primeros 45 minutos.

Durante el complemento Beccacece intentó en el arranque que el equipo recuperara algo del peso ofensivo que había mostrado durante la primera mitad de la etapa y le dio minutos en cancha a Darío Cvitanich. El cambio ayudó a que el equipo se mostrara más incisivo especialmente en la faceta de la recuperación y desde esa base pudo comenzar a construir jugadas con intención de llegar al segundo tanto. Pero más allá de que Montoya tuvo su oportunidad a los 4 minutos con un potente derechazo que se escapó por encima del travesaño, luego los racinguistas no pudieron volver a generar un volumen de juego que les permitiera aproximarse con peligro al arco Pincha. Y el local cada vez se mostraba más cerca del área académica, apoyado en un fútbol que con el paso de los minutos se apoyaba en la tenencia de la pelota cada vez en mayor medida.

El DT racinguista tomó nota de los detalles a corregir desde afuera de la cancha y buscó un equilibrio entre marca y tenencia. Entraron al campo entonces Alexis Soto y Julián López, que volvió a sumar minutos de manera oficial por primera vez tras su recuperación luego de la operación del ligamento cruzado anterior en la rodilla izquierda a la que fue sometido a finales de agosto del año pasado. Pero más allá de las modificaciones en la estructura Estudiantes siguió con su búsqueda insistente y tuvo su premio a los 20´, cuando tras un pelotazo largo de Mauricio Guzmán por izquierda y casi desde mitad de cancha, Leandro Díaz anticipó de cabeza a Lucas Orban en la entrada del área grande y batió de cabeza a Gómez con una definición que superó la posición del arquero.

Con las acciones igualadas Racing no se resignó e intentó ser punzante tanto con ataques generados con sus interiores como con algunas escaladas por las bandas. Pero más allá de las salidas de Iván Pillud y de Solari perdió referencias ofensivas debido al emparejamiento del juego de su adversario y ya no pudo volver a inquietar con peligro la valla defendida por Andujar. Por su parte el local sumó ímpetu a sus ganas previas tras la obtención de la igualdad, pero se topó en el rato final con un rival que le cerró los caminos para un nuevo gol y con un Gómez que volvió a aparecer cuando se lo necesitaba, en especial ante un violento remate de Leonardo Godoy a poco del pitazo final que podría haber significado el triunfo de los platenses.

Al final la experiencia ante Estudiantes no pudo entregar una sonrisa desde el resultado final para la Academia, pero dejó en claro una vez más que el equipo apunta a sustentar una base amparada en el recambio tanto desde su juventud como desde la experiencia, para poder hacerle frente dentro de la cancha a cualquier equipo que tenga por delante. El miércoles llegará el tiempo de la verdad ante Boca Juniors, para que la ilusión de Copa Conmebol Libertadores pueda dar otro paso hacia adelante.

Fotos: Fabían de Ciria.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta