Hoy cumple 84 años el querido Don Federico y la Academia lo saluda nuevamente con el mismo afecto de siempre. Formado en Rosario y consagrado en Avellaneda, hablar de él es un sinónimo de belleza futbolística o del equipo que se quedó con el título en 1961. Aplausos para Sacchi en su día.

Nunca está de más el recordar el siguiente detalle que no es para nada menor: Racing Club cuenta en su haber con 117 años de vida de una riquísima historia y un pasado repleto de gloria. Y como eso ya es sabido, es también irrefutable el hecho de que luego de tantas jornadas a lo largo del tiempo fueron construidas por una larga lista de galería de símbolos que forjaron la identidad del club, desataron el amor de multitudes y le entregaron a nuestra institución la grandeza de la que todavía hoy disfruta. Nuestra historia no empezó ayer y merece ser contada, ya que es fundamental conocerla para saber quienes somos y hacia dónde vamos. Por eso, como homenaje respetuoso y también como saludo eterno, se recuerda a éstos ídolos en las fechas que ya les pertenecen. Y este viernes 4 de septiembre celebra un año más de vida uno de los más grandes defensores que han vistido nuestros colores a lo largo de la historia. Hoy Federico Sacchi cumple 84 y la institución lo saluda con el afecto, el respeto y la admiración que el campeón de 1961 se ha ganado tanto adentro como afuera de la cancha. ¡Felicidades Don Federico!

“Yo siempre les digo a los muchachos de ahora que deben aprender de Federico. Nunca decía nada, ni en las buenas ni en las malas. Un señor de galera y bastón”. Las palabras fueron recogidas por el periodista de un medio gráfico presente en Avellaneda, que recababa información para una futura publicación sobre un jugador que ya había pasado por el club. Para conocer algunos detalles más al respecto de esa figura, no tuvo mejor idea que entrevistar a una señora que trabajaba en el club en ese momento. Le habían mencionado que ella podría ayudarlo y en efecto, la declaración le fue de tanta utilidad que salió en la nota impresa con posterioridad. El futbolista en cuestión era Federico Sacchi. Y la mujer que habló de su persona casi de manera maternal fue Tita Mattiussi. 

Una y otra vez, cada vez que un atacante se dirigía hacia su zona, propios y extraños dejaban lo que estaban haciendo para ver entrar en acción a la elegancia vuelta defensor. Es que no hay otra manera de definir a este hombre que hablar de categoría, de galera y de bastón, de caballerosidad y de defensa del buen juego. Federico Sacchi, nacido el 4 de septiembre de 1936 en Rosario, era todo eso y un poco más también. Para regocijo del público académico, vistió la camiseta celeste y blanca entre 1961 y 1964, disputando 92 partidos y convirtiendo 12 goles. Y, como si no fuera suficiente mirarlo moverse por la defensa, se coronó como estandarte del equipo que logró el título en 1961.

Rubio, alto y atlético, el Polaco, como se lo apodaba, llegó desde su ciudad natal para reforzar a un plantel que aspiraba a la gloria. Su estreno tuvo lugar el 16 de abril de 1961 en una victoria por 3 a 2 ante Argentinos Juniors. Su aporte fue a pura jerarquía. César Luis Menotti, que fue compañero suyo en Racing, contó en reiteradas oportunidades que al zaguero le daba vergüenza revolear la pelota afuera. “¿Quién habla de perder o ganar? Yo hablo de jugar… Nunca, créamelo, nunca, al entrar a una cancha, pienso en ganar o perder, yo pienso en jugar bien. Si lo consigo, mejor para mí…”, afirmó alguna vez el defensor al respecto ante la consulta de un periodista. Así defendía Sacchi el valor estético del juego. Pero hay más de esta identidad inquebrantable con una manera específica de entender el fútbol. “En esa época, jugábamos todo el día a la pelota. Hoy el potrero no existe y, para mí, fue el mejor maestro”, dijo alguna vez cuando le preguntaron acerca de su relación con el balón y el deporte. 

Su carrera la comenzó en Tiro Federal en 1958 y, luego, antes de recalar en el Cilindro, pasó por Newell’s. Se retiró en Boca, después de conseguir el campeonato de 1965. Su rendimiento deslumbrante lo llevó también a la Selección, donde jugó 15 encuentros. Fue parte de la delegación nacional que compitió en el Mundial de Chile 1962. El 12 de octubre de 2011, el Consejo Municipal de Rosario lo declaró Deportista Distinguido de la Ciudad. 

Durante los últimos años estuvo presente varias veces en el Cilindro que tantas alegrías le dio a él y que desde su lugar de jugador se encargó de retribuirle a toda la parcialidad académica. Quizás una de las más recordadas fue la que ocurrió hace poco más de tres años, cuando el Polaco viajó desde Rosario hasta Avellaneda para poder presenciar junto a Pedro Mansilla, otra de las glorias del emblemático equipo del  61, el partido que aquella tarde Racing Club disputó ante Temperley.

“En Racing pasé los mejores momentos de mi carrera y no por el hecho de haber salido campeones”, le dijo una vez Don Federico Sacchi a la Revista El Gráfico. Realmente adentro de la cancha fue un caballero y fuera de ella muestra la misma estampa en la actualidad. Es por su hidalguía a la hora vestir nuestra camiseta y por el gran recuerdo que dejó en el club, que le deseamos lo mejor en este día. ¡Feliz cumpleaños Don Federico!

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta