Dueño indiscutido del arco durante casi toda la década del ciencuenta, ganó títulos antes y luego de llegar a la Primera. Brillante en la Academia y también en la Selección Argentina, dejó Avellaneda para irse a atajar y a campeonar al Real Madrid de Di Stéfano. Varias décadas más tarde retornó a Racing y fue su entrenador. Todo un ídolo de nuestro club.

Nuestra historia no empezó ayer y por lo tanto merece ser contada. Para saber quién es uno y hacia dónde va uno es fundamental conocer su propia historia; en especial cuando es tan rica y gloriosa como la de Racing. Y nuestra institución, con 117 años de vida, posee un pasado repleto de gloria, que tuvo a lo largo de tantos años a símbolos que forjaron la identidad colectiva del club, que desataron el amor de multitudes y que le entregaron la grandeza de la que todavía hoy disfruta. Por eso, como homenaje respetuoso y como saludo eterno, se los recuerda en las fechas que ya les pertenecen. A los ídolos académicos, simplemente gracias.

Quienes lo vieron moverse debajo de los tres palos jamás lo nombran sin estar parados. Se ponen de pie para evocar su recuerdo. Siempre. Y motivos no les faltan. Quienes disfrutaron de sus vuelos de palo a palo y de sus atajadas monumentales tensan los músculos de todo el cuerpo y afinan la garganta para referirse a él. Y Rogelio Antonio Domínguez, nacido en la localidad bonaerense de San Miguel el 9 de marzo de 1931, varias veces campeón en Tercera y en Reserva con la casaca académica, arquero de la Primera de Racing entre 1951 y 1957, es un fiel representante de la estirpe de cracks que brillaron en el Cilindro.

Después de haber sido descubierto por delegados racinguistas en 1947, su metro noventa debutó en el primer equipo en 1951, lo que le permitió formar parte del plantel que se consagró tricampeón durante ese año. Sucesor de otro grande, Antonio Rodríguez, su categoría lo volvió el dueño del puesto desde 1952 y nadie estuvo en condiciones de relegarlo al banco de suplentes. Tan bueno era Domínguez que el Real Madrid, comandado en el campo por Alfredo Di Stéfano, lo eligió para adquirir sus servicios. Y esto lo transformó nada más ni nada menos que en el primer portero argentino comprado por el club español en toda su historia. ¿Cómo le fue en el estadio Santiago Bernabeu? Ganó tres ligas españolas, tres Copas de Europa y una Copa Intercontinental. Como si esto fuera poco, también jugó en la Selección Nacional y obtuvo el Panamericano de 1951 y el Sudamericano de 1957, donde compartió formación con jugadores legendarios de la talla de Pedro Dellacha, Juan Carlos Giménez, Oreste Corbatta y Humberto Maschio.

Dueño de un talento que lo ubica entre los grandes arqueros de nuestra historia, el gran Rogelio disputó 121 partidos con los colores académicos. El primero ocurrió el 26 de agosto de 1951, en un empate 1 a 1 frente a Estudiantes, mientras que el último tuvo lugar el 30 de junio de 1957, en una derrota por 2 a 1 contra Newell’s. Pretendido desde hacía rato por el Barcelona, su estadía en el club que lo formó se extendió hasta una madrugada en la que, como él mismo contó en varias entrevistas, el teléfono lo despertó. Del otro lado del tubo, una voz le comunicó que el Real Madrid había puesto el dinero que Racing pedía para dejarlo ir. Regresó varias décadas después a Avellaneda, recién en 1982, pero ya como técnico y, en 1986, fue otra vez el entrenador del equipo. Y siempre demostró un amor inalterable por esa camiseta que tantas alegrías le dio, además de abrirle las puertas al mundo entero.

Hoy se cumplen dieciséis años de su partida física, que ocurrió el 23 de julio de 2004 a los 73 años. Pero para todo Racing la figura de Rogelio Domínguez permanecerá inalterable a través del tiempo, al igual que el agradecimiento de todo el club hacia él. Será cuestión entonces de imitar a aquellos que todavía se paran para rendirle homenaje a su jerarquía. Es el reconocimiento que se merecen los ídolos.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta