El plantel terminó su quinta semana de entrenamientos mientras se prepara para la vuelta del campeonato de Primera a finales de noviembre. La novedad saliente pasó por el hecho de que el plantel pudo comenzar a desarrollar trabajos dentro de un único grupo único, que además cuenta con el regreso de apellidos relevantes. La preparación no afloja. 

El primer mes tras el regreso quedó atrás. La vuelta aparece ya como algo lejano y cargado de una emotividad aún latente por las circunstancias que originaron el parate de la pelota, así como de muchos otros aspectos de la vida humana desde la aparición de la pandemia del coronavirus. Pero el retorno ya es una realidad latente desde hace cinco semanas para las jugadoras académicas y con el transcurso de las semanas el devenir diario de la actividad ofrece cada vez más vestigios de cercanía con el panorama anterior al surgimiento del covid-19. Y si bien es cierto que todo el trabajo deportivo dentro del marco de la llamada nueva normalidad se apoya en el desarollo de protocolos estrictos desde lo sanitario para evitar a la enfermedad, resulta igual de exacta la afirmación que refiere a que el respeto de las medidas dispuestas permite que vuelvan a recuperarse hábitos imprescindibles para el día a día de un plantel. En este caso las jugadoras pudieron comenzar a entrenarse en un único grupo de actividad y por lo tanto, de poder compartir de manera generalizada un mismo espacio y tiempo de trabajo. Una razón más para motivarse a la hora de seguir en la búsqueda de la mejor versión del equipo antes del 21 de noviembre.   

Todo se basa en mejorar y en recuperar aquello que se perdió luego de tantos meses de inactividad. Es por eso que a lo largo de los últimos días hubo mucho trabajo táctico para Racing, que estuvo orientado a entrenar detalles puntuales y generales que permitan mejorar la faceta defensiva del equipo y también poder potenciar el costado ofensivo de la Academia. De esta forma, mientras el entrenador Antonio Spinelli continúa evaluando el desempeño individual y colectivo de sus dirigidas ya se comienza a barajar con la posibilidad de disputar partidos amistosos de manera próxima, con el objetivo de conseguir más rodaje futbolístico.

Por segunda semana consecutiva Racing Club se entrenó a lo largo de seis días consecutivos -de lunes a sábado-, que es el esquema de labores con el que el plantel profesional continuará desde aquí en adelante. Además de la actividad propia de las jugadoras de campo a cargo de Spinelli, hubo otros complementos orientados a elevar la performance individual, para que esta condición resulte beneficiosa en función del equipo. Por eso las arqueras le sumaron a su preparación junto al resto del grupo varias jornadas semanales en las que se entrenan en doble turno y desarollan labores específicas del puesto junto al entrenador Marcos Ferreyra. Además, el psicólogo del plantel, Martín Moguel, comenzó a desarollar su terea junto a las jugadoras de manera presencial en el Predio Tita, al aire libre y con el pertinente distanciamiento social junto a los protocolos sanitarios vigentes. Esta metolología reemplazó al contexto virtual de la videoconferencia que había sido la forma de contacto entre el profesional y las académicas hasta el momento.

“Esta semana fue muy buena para nosotras. Pudimos completar de nuevo la semana de actividad desde el lunes hasta hoy y además, desde el miércoles en adelante ya pudimos empezar a juntar los distintos grupos de jugadoras para unificarlos en un único bloque. Y eso también fue una alegría grande”, señaló Eugenia Nardone tras el final de la práctica de este sábado. “Si bien veníamos entrenbando muy bien con grupos reducidos, siempre es más completa la sesión con todo el plantel a disposición en el mismo momento. A nivel personal y colectivo eso siempre resulta ser un gran estímulo. Era una incógnita saber como íbamos a regresar todas y cual iba a ser la respuesta también a nivel del equipo, pero hasta hora me deja muy contenta ver todo lo que estamos entregando en la cancha”, agregó la defensora rosarina para detallar sus pensamientos y sensaciones tras las primeras cinco semanas de trabajo.

Rocío Bueno arrastra una lesión muscular y trabaja de manera específica en su recueperación junto al kinesiólogo Hernán Peláez, mientras que Jorgelina Riolfo sigue con su recuperación física junto a Peláez y también al kinesiólogo Juan Álvarez. Y mientras estas jugadoras se recuperan para poder volver en óptima condición, a partir de la semana próxima habrá otros regresos. Natalie Juncos cumple con los últimos días del periodo obligatorio de cuarentena tras su vuelta desde los EEUU y entre el lunes o martes volverá a entrenarse junto al resto de sus compañeras. También se sumará Dalila Cáceres, que se encontraba trabajando junto al Seleccionado Juvenil Sub 17 en Ezeiza pero debido a la suspensión del Torneo Sudamericano de la categoría por parte de la Conmebol, podrá reincorporarse a las filas académicas de manera inmediata junto al resto de sus compañeras. Y por último, otra joven futbolista de 17 años, Martina García, también se sumó a los trabajos junto al plantel de manera reciente y seguirá junto al primer equipo en las prácticas venideras.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta