¡Enorme Racing! Bancó la parada en el Maracaná y eliminó en la serie de penales al poderoso Flamengo, el campeón vigente. Sigali había puesto el 1-0 y el empate brasileñó llegó en el descuento. Arias coronó su fantástica noche parando un remate y los pibes, Alcaraz y Fabricio Domínguez, convirtieron los dos últimos. En cuartos de final, el rival será el ganador de la serie entre Boca e Inter de Porto Alegre.

Para vos, que creíste. Para vos, que les hiciste una gambeta a los malos augurios. Para vos también, que sabías que hay altas y bajas en un proceso de desarrollo. ¿Cómo no vas a festejar? Sí, hay duelo porque el fútbol, nuestro fútbol, perdió al Más Grande. Pero lo de la noche del 1 de diciembre de 2020 tal sirva como homenaje por el coraje, el aguante, el oportunismo, la decisión de no dar ninguna perdida para hacerse enorme en el Maracaná y sacar en octavos de final al campeón vigente, el poderoso Flamengo de dotación europea.

Costó, claro que sí. Porque se sabía que Flamengo, en posesión de la pelota, habría de exigir, tal como lo hiciera en Avellaneda, sobre todo en los primeros 20 minutos del segundo tiempo. Anfitriones en el Maracaná, los cariocas no demoraron: tuvieron lapsos prolongados de tenencia -salvo una franja inferior a diez minutos, allá por la media hora-, con circulación, defensa alta con recuperación inmediata y la repetición de dos hombres influyentes: Gerson, en la ruptura de líneas desde el medio y Luis Henrique, adelante, de izquierda al centro.

A Racing se le hizo largo el campo porque no podía construir el circuito de pase y eso lo obligaba al lanzamiento largo, con los puntas de espaldas y sin control de la situación. Licha López tiene lucidez permanente. El capitán, con su retroceso y elección del toque en la dirección correcta, alivió la presión en aquel paréntesis ya referido. Parecía que Flamengo empezaría a correr detrás de la pelota, pero eso no sucedió porque lo que Lisandro armaba con el primer pilote no tenía soportes complementarios. Lo mejor de esos 45 minutos de arranque fue que Fla generó cuatro chances claras y no acertó ninguna: una vez Arias (enorme en su achique ante Vitinho), otra Nery con un cierre en el área chica y otras definiciones anchas y altas de los locales generaron la esperanza que daba la paridad en cero.

En la segunda parte la proporción de patrimonio de pelota se mantuvo 65% a 35% para Flamengo. A Racing le costaba controlar y salir una vez recuperada la bola y, muchas veces, se sostuvo en Arias, clave en tapadas a Vitinho, Bruno Henrique y Arao. Pero también Licha fue decisivo por las mismas razones que en el primer tiempo y porque siempre sale algo positivo de su cabeza y de sus pies. Así fue a los 20 minutos, cuando forzó la falta de Rodrigo Caio, con roja incluida. De ahí salió el tiro libre de Miranda que el capitán disputó con Gustavo Henrique y de cuyo rebote Leo Sigali mandó adentro.

Sebastián Beccacece, que seguramente imaginó un diseño con más posesión, mostró astucia para pedir el cierre de líneas, llevado por la necesidad. Y leyó bien lo que pedía el partido: Montoya entró por Fértoli y llevó la disputa del balón lejos de la zona propia. 

El 1-1 se produjo a los 47 minutos, a cuatro de la terminación (el agregado fue de seis) y lo que se suponía un golpe duro fue un estímulo gigantesco en la definición por tiros desde el punto penal, que Racing definió con dos chicos del Tita (Carlos Alcaraz metió el cuarto y Fabricio Domínguez el quinto ante Diego Alves, un arquero especialista en estos asuntos, que supo atajarle a Messi y a Cristiano Ronaldo en la Liga española) y las manos de Gaby Arias, sabias para detener el cuarto remate del Fla, justo a William Arao.

 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta