Su llegada al club lo transformó con el paso del tiempo y sus actuaciones nada más ni nada menos que en el centrohalf y capitán del legendario heptacampeón del fútbol argentino. Hoy Racing lo recuerda con el respeto y el cariño con el que se mantiene vivas a sus grandes figuras.

 

Nuestra historia no empezó ayer y por lo tanto merece ser contada. Para saber quién es uno y hacia dónde va uno es fundamental conocer su propia historia; en especial cuando es tan rica y gloriosa como la de Racing. Y nuestra institución, con 117 años de vida, posee un pasado repleto de gloria, que tuvo a lo largo de tantos años a símbolos que forjaron la identidad colectiva del club, que desataron el amor de multitudes y que le entregaron la grandeza de la que todavía hoy disfruta. Por eso, como homenaje respetuoso y como saludo eterno, se los recuerda en las fechas que ya les pertenecen. A los ídolos académicos, simplemente gracias.

Le decían Pancho. O Tute. Pero todos los que se referían a él, ya fuera como Pancho o como Tute, lo hacían con mucho respeto. Cosa absolutamente lógica. Porque él, Francisco Carlos Olazar, nacido el 10 de julio de 1885 en Quilmes, ofrecía una imagen impoluta que generaba admiración en propios y en extraños. Surgido en el club Mariano Moreno, una pequeña institución de la zona de Avellaneda, llegó a Racing en 1908 para comenzar a desempeñarse como bastión de la Cuarta División. Y no se fue nunca más porque la camiseta celeste y blanca se le transformó en una patria profunda.

Dueño del círculo central, el centrohalf no solamente fue titular indiscutido en el equipo que obtuvo de forma consecutiva los campeonatos nacionales entre 1913 y 1919 sino que, además, fue el capitán a lo largo de todo ese glorioso período. Con conocimiento táctico, con fuerza para quitar y con técnica para resolver con la pelota en los pies, se dio también el gusto de coronarse en una cantidad importante de copas nacionales. Como si todo esto no fuera suficiente para dejar en claro su jerarquía, convirtió 37 goles a lo largo de su carrera en la Academia, algo bastante poco frecuente para alguien que se desempeñaba lejos del área contraria.

Evidente consecuencia. Haber jugado tan bien durante tanto tiempo lo hizo justo acreedor de un sitio en la Selección. Disputó varios partidos con el combinado nacional y se destacó por sus fortalezas defensivas y ofensivas. Y, dentro del vestuario, tuvo un rol protagónico porque, al igual que en Racing, fue un referente para todos sus compañeros por la capacidad para construir ambientes positivos de competencia. Ya retirado, fue entrenador de la Argentina en el mundial de Uruguay 1930 y consiguió el subcampeonato tras caer por 4 a 2 en la final.

Un 17 de septiembre pero de 1958, Pancho Olazar falleció en Lomas de Zamora. Su memoria, en cambio, no se fue y se ganó un lugar en la inmortalidad reservada para los grandes de nuestra historia. Siempre ligado a la institución y símbolo académico, hoy se lo recuerda con el mayor de los orgullos en un nuevo aniversario de su partida.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta