Florencia Gaetán y Aldana Narváez demuestran que juventud y experiencia pueden ser conceptos coexistentes en lo que al fútbol se refiere. Las jóvenes -dos de las incorporaciones del club durante el presente mercado de pases-  representan la apuesta del plantel por equilibrar el conocimiento de varias de las integrantes de mayor rodaje con la impertinencia futbolística de las más jóvenes, con el objetivo de lograr una suma de talentos que lleve al equipo a lo más alto durante la próxima temporada.

Los caminos las condujeron a un lugar común. Y hoy la expectativa de ambas por demostrar que la elección que las depositó en ese sitio no fue equivocada es la principal motivación con la que encaran una etapa de preparación en la que no se puede regalar nada. Las dos lo saben. Una es rosarina y se muestra con gran expectativa por pasar de una ciudad que respira fútbol a otra como Avelllaneda, que no puede ser concebida sin pensar en la pelota. La otra es bonaerense y se formó cerca de La Plata, otro punto obligado a la hora de pensar en pasiones futbolísticas. Pero más allá de eso, tras visitar el Cilindro con la camiseta de Villa San Carlos, su anterior equipo, declaró luego de ese partido que no podía creer el hecho de haber jugado allí. Las dos son jóvenes, pero con una experiencia destacada más allá de la corta edad que ostentan. Aldana Narvaez tiene 19 años y es la encargada de brindar seguridad en la última línea, mientras que Florencia Gaetán tiene 21 y es la que tiene siempre al arco rival entre ceja y ceja con la premisa de gritar goles. Presente y futuro para un club que las incorporó porque confía en ellas para cuando el balón empiece a rodar de nuevo en la cancha.

“Racing es un club grande y con mucha historia. Poder formar parte de esta instiitución es un gran orgullo”, menciona Gaetán con un tono que desborda sinceridad en sus palabras, antes de afirmar que sabe lo que le depara el futuro inmediato con esta camiseta y está lista para afrontarlo: “Fue el club que más me demostró su interés y por eso estoy acá. Estoy muy feliz por este gran paso que representa tanto en mi carrera como en mi vida el hecho de estar en Racing”.  Por su parte Narváez destaca una  alegría que se apoya en el factor humano, un aspecto que muchas veces resulta trascendental para tomar decisiones como la que ella debió efectuar a la hora de dejar atrás su ciudad y su provincia en busca de nuevos desafíos. “Estuve mucho en contacto con el Tano Spinelli y además tengo varias ex compañeras que están en el club y me hablaron de lo hermoso que es, tanto a nivel de su estructura como de su gente. Creo que por eso elegí esta opción y no otra. El público en general me trató muy bien desde el principio, aún cuando no estaba confirmado mi traspaso. Y sentí mucho todo ese aprecio”, dice sin dudar la joven jugadora.

Con pasado reciente en Social Lux de Rosario y un paso experimentado por las Selecciones Nacionales, tanto a nivel juvenil como en la mayor, la defensora sabe que el camino en el deporte es largo y que la mejor forma de dar cada vez pasos más firmes es apoyarse en el aprendizaje constante. “Me gusta mucho ser autocrítica conmigo misma y que me corrijan todo el tiempo para mejorar. Creo que aún soy chica y me queda mucho por recorrer”, deja en claro Narváez antes de indicar que más allá de destacarse en la úlitma línea, posee una versatilidad que se apoya en la premisa de querer jugar siempre: “Me gusta mucho el juego aéreo y el cabezazo es uno de mis fuertes. Pero la realidad es que me gusta jugar al fútbol y tener el dominio de la pelota, más allá del lugar que ocupo en la cancha”.

Gaetán viene de ser la principal carta del gol de Villa San Carlos en el pasado campeonato. Su fútbol de ataque se apoya no sólo en la certeza para convertir frente al arco rival, sino tambien en la velocidad como un sello que marca la diferencia en los metros finales. ” Me considero una jugadora rápida en mi juego. Y cuando me propongo algo adentro de la cancha trato de que me salga de la forma en que quiero”, explica en pocas palabras y con la certeza del autoconocimiento. Pero la delantera también sabe que puede mostrar mucho más de lo que la trajo a las filas académicas y está dispuesta a trabajar por ello. “El hecho de contar con compañeras de mayor experiencia seguro hará que vaya acomodando mi nivel a las exigencias tanto del equipo como del técnico”, dice la juvenil mientras no puede evitar referirse también a ese momento soñado del primer gol con los colores de Racing: “Sé que pensaría en mi abuelo, que ya no está, y también en mi familia que es lo más preciado que tengo”, comenta emocionada.

A la hora de hablar sobre la importancia del fútbol para ellas, tanto Florencia como Aldana son concluyentes con sus dichos al respecto: significa todo en sus vidas, afirmar con una similitud que no sorprende si se la analiza desde el sentimiento. Y si bien ambas dejan en claro que por fuera del deporte hay otros intereses destacados como el estudio y la familia, destacan a éste hecho como el motor de la felicidad que se siente adentro de una cancha o en cualquier lado. En ese sentido a las dos les sobra experiencia. La misma que sin dudas les arranca una sonrisa al inicio de cada día en el que saben que volverán a disfrutar con un placer insdescriptible el poder patear una pelota de nuevo.

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta