Aunque no hubo el acto tradicional en la Sede de Villa del Parque, debido a las restricciones a las reuniones masivas, los chicos y las chicas tuvieron su celebración: el club repartió un millar y medio de bolsas con golosinas y juguetes.

Fue un Día de la Niñez diferente, como no podía suceder de otra manera debido a una pandemia mundial que, desde hace cinco meses, viene alterando de raíz la vida comunitaria. Pero en Racing eso no fue obstáculo para que la celebración tuviera lugar.

Adaptada a las circunstancias que impone el aislamiento social y preventivo, que restrige las reuniones masivas, este domingo de agosto se festejó con el reparto de bolsas con golosinas y juguetes, que Racing fue recolectando y preparando, a través de múltiples donaciones, en las semanas previas. Así llegó a un millar y medio de unidades, que chicos y chicas, en compañía de sus padres, pudieron retirar en el acceso al edificio de Villa del Parque. 

Todo transcurrió con el orden habitual (la Sede Capítal es un soporte relevante, cada fin de semana, con su asistencia alimentaria), con controles sanitarios y la ayuda de voluntarios e integrantes de Racing Solidario. Fue, al cabo, una jornada especial que se pudo disfrutar. Porque no hay traba que no se pueda superar cuando se combinan la voluntad, la determinación y los recursos en procura de un objetivo.

Fotos: Paola Lara 

Si querés seguir informado con toda la actualidad de Racing Club seguinos en nuestras redes sociales (Twitter o Facebook), suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram o en Google News.
(Racing Club)

Deja una respuesta